Nacional

Auditoria revela que la Secretaría de Salud ignora dónde quedaron donaciones por COVID-19

La Secretaría de Salud no encuentra los insumos donados por particulares; cubrebocas, guantes, medicinas y hasta ambulancias.

Foto: cuartoscuro

Nacional

Auditoria revela que la Secretaría de Salud ignora dónde quedaron donaciones por COVID-19

La Secretaría de Salud no encuentra los insumos donados por particulares; cubrebocas, guantes, medicinas y hasta ambulancias.

Publicado

Una auditoría de la Secretaría de la Función Pública (SFP) reveló que la Secretaría de Salud (SSA) no acreditó el destino de donaciones por COVID-19 por un valor de hasta 364 millones 997 mil pesos.

Las donaciones incluyen insumos para atender la pandemia por la COVID-19 comomascarillas KN95, gel antibacterial, trajes y guantesde protección, medicamentos, ventiladores y ambulancias.

La SSA no tiene los documentos que acrediten el destino de los insumos, tampoco sobre la donación, ni su uso, distribución o impacto en el sector médico durante la pandemia, reportó La Silla Rota.

La SSA se dio el lujo de “no suscribir convenios de donación para la entrega de insumos por un monto de 44 millones de pesos, a pesar de la contingencia que enfrentaba el país”, señala la investigación.

Las donaciones de los insumos otorgadas por instituciones y organizaciones públicas y privadas por un monto de 181 millones 164 842 mil pesos.

Te puede interesar: Protestan investigadores de la Secretaría de Salud

Según La Silla Rota, la SFP determinó que la SS carece de “informes de uso y distribución que sustenten las donaciones realizadas”.

Entre las donaciones hay 64 mil 950 caretas de plástico entregadas por el Voluntariado del Hospital Psiquiátrico Infantil; 205 mil guantes de nitrilo donados dela empresa ZUNO tech S.A. de C.V.; nueve mil 500 mascarillas KN95 que dio la Farmacéutica Maypo S.A.; y 19 mil 500 cubrebocas entregados por la FUNDACIÓN FCA A.C., detalló La Silla Rota.

Te puede interesar: Gatell evalúa su trabajo frente a la pandemia y las tres lecciones que nos dejó el COVID-19