Elvira Martínez Espinoza, viuda de uno de los mineros de Pasta de Conchos, declara que ya habían advertido a Manuel Bartlett sobre las minas que estaban en condiciones deplorables como la de Múzquiz, Coahuila. Uno de los que hizo el llamado falleció al derrumbarse la mina.