Ciudad de México.- Máscaras antirreconocimiento facial, láseres para cegar a los policías, luces estroboscópicas, aplicaciones de mensajería que funcionan sin internet, son algunas de las herramientas que han comenzado a usar los manifestantes en diferentes partes del mundo, en respuesta a la creciente tecnologización de las fuerzas de seguridad gubernamentales.

Hace unos días, un video recorrió las redes sociales hasta hacerse viral: durante las protestas contra el gobierno de Sebastián Piñera en Chile, jóvenes chilenos apuntaron con lásers a un dron de los carabineros, hasta que este terminó por caer.

El festejo de los activistas chilenos (en el video se abrazan de alegría ante la caída del dron), hace parecer posible una utopía de los movimientos sociales: defenderse de la represión policial de una manera eficaz, aunque no necesariamente segura.

Atrás quedaron los palos y las piedras. El uso de herramientas básicas de tecnología han permitido a los activistas equilibrar la balanza; ahora hay heridos de los dos bandos. El cuerpo de Carabineros en Chile ha reportado más de mil efectivos heridos en las revueltas callejeras, por poner un ejemplo.

Aunque no mencionan los más de 230 activistas que han llegado a los hospitales con heridas oculares provocadas por las fuerzas de seguridad, de acuerdo con la Sociedad Chilena de Oftalmología.

Perdigones, balas “de goma” (cuya composición es 80 por ciento sílicie, sulfato de bario y plomo), balines, gases no identificados y, en última instancia, golpes, son algunas de las causas de heridas reportadas en los manifestantes que han llegado a las instituciones de salud, de acuerdo con el Instituto Nacional de Derechos Humanos de Chile.

En respuesta,

Atrás

“Chile just went full cyberpunk”

https://www.forbes.com/sites/johnkoetsier/2019/09/02/hong-kong-protestors-using-mesh-messaging-app-china-cant-block-usage-up-3685/?fbclid=IwAR3Zoe433AuwZmCbziQ76jrF2Wqj_M_d47jPKWDEglPP1KNdB9HzpYAAX88#1d0486f21

Shoshana Zuboff

https://smoda.elpais.com/moda/mascaras-que-borran-la-cara-y-vestidos-que-enganan-a-las-camaras-moda-hipervigilancia/35a