Entretenimiento

Subastan una obra de Frida Kahlo en $112 millones; es la más cara de la artista

La obra Retrato de una mujer de blanco, que no se había subastado nunca, es objeto de interés entre los amantes del arte porque corresponde a la etapa de la vida de Kahlo en la que empieza a definirse como artista y en la que se casa con el también artista mexicano Diego Rivera

Retrato de una mujer de blanco, pintado en 1929 • Imagen: Christie's

Entretenimiento

Subastan una obra de Frida Kahlo en $112 millones; es la más cara de la artista

La obra Retrato de una mujer de blanco, que no se había subastado nunca, es objeto de interés entre los amantes del arte porque corresponde a la etapa de la vida de Kahlo en la que empieza a definirse como artista y en la que se casa con el también artista mexicano Diego Rivera

Publicado

Nueva York.- El Retrato de una mujer de blanco que pintó Frida Kahlo en 1929, logró superar el tope de precio de venta en la que fue ofrecida inicialmente y fue subastada por 112 millones 577 mil pesos (5.8 millones de dólares), en una subasta de arte latinoamericano en la sede neoyorquina de Christie’s en la que, con contadas excepciones, no hubo grandes sorpresas.

La subasta, realizada en dos días, seleccionó esa obra de Kahlo entre las más destacadas junto con otra de su autoría, La canasta con flores (1941), que alcanzó el segundo precio más alto, 60 millones 170 mil pesos (3.1 millones de dólares), en ambos casos sumando a la puja el prémium que paga el comprador.

Mujer de blanco, que se ha convertido en la pintura al óleo más cara de la artista.

La obra estrella de la tarde, que no se había subastado nunca, es objeto de interés entre los amantes del arte porque corresponde a la etapa de la vida de Kahlo en la que empieza a definirse como artista y se casa con el también artista mexicano Diego Rivera, además de que hay diferentes versiones sobre la identidad de la retratada.

En cambio, La canasta con flores es una obra que da cuenta de la consolidación profesional de Kahlo, ya que fue comisionada por el gobierno de México, y precede al deterioro físico que la iría incapacitando lentamente. Como curiosidad, acabó comprándola la actriz de Hollywood Paulette Goddard, que fue amante de Rivera.

En cuanto a otras piezas con éxito, el cuadro Tablao flamenco del colombiano Fernando Botero casi alcanzó los 40 millones de pesos mexicanos, el extremo más optimista de su horquilla, y La familia, de Rufino Tamayo, alcanzó casi 23 millones, muy por encima de los 15 millones y medio de pesos que se calculaba que valía como máximo.

Con precios más bajos, sobresalió Niña con muñeca de trapo (1939), de Diego Rivera, que se vendió por 15 millones y medio de pesos, exactamente el mismo precio que logró Colombiana comiendo manzana (1982), de Botero.

Christie’s subastó una amplia selección de Boteros, entre ellos las esculturas Venus, que se vendió por poco más de 13 millones; Mujer sobre un caballo, por casi 12 millones; Mujer sentada, por 6 millones 800 mil; Pequeño Pájaro, por 5 millones 337 mil; y el cuadro Delfina, por casi 12 millones de pesos.

Pareja, del costarricense Jorge Jiménez Deredia marcó un récord de ventas para el artista, con 13 millones de pesos, mientras que para el cubano Roberto Fabelo lo hizo Locos por Suyu, con 6 millones de pesos.

Por su parte, La tejedora roja, de la española Remedios Varo, quedó registrada con 11 millones de pesos, como su trabajo en papel con un mayor precio en subasta, según informó la firma, que celebró el evento en su espacio situado a los pies del rascacielos Rockefeller.

Otras obras con recaudaciones notables fueron El elefante, de Francisco Toledo (casi 12 millones de pesos); Bolsas de papel, de Claudio Bravo (8 millones y medio); Vendedora de flores en Tehuantepec, de Diego Rivera (6 millones 300 mil); Sin título (fachada), de Alfredo Volpi (7 millones 278 mil pesos); o Cabeza en blanco, de Rufino Tamayo (6 millones 308 mil).

Algunas de las piezas se ofrecieron bajo reserva, un precio mínimo establecido por el vendedor y por debajo del cual no está dispuesto a despedirse de su propiedad, por lo que pese a recibir pujas durante el evento, finalmente se quedaron sin nuevo dueño.

Fue el caso de más de una decena de obras, entre las que se cuentan La pudeur de Botero, que no alcanzó los 7 millones 700 mil, Coloquio de Francisco Zúñiga, que casi alcanza los 3 millones 800 mil), así como otras firmadas por Jesús Rafael Soto, Matta o Carlos Cruz-Diez.

_

Publicidad
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.