Ciudad de México.- Irma Galindo, defensora de los derechos humanos, de la tierra y del territorio en el municipio de San Esteban Atatlahuca, Oaxaca, fue reportada como desaparecida por sus familiares, amigos y grupos de activistas, quienes exigen la ayuda del gobierno estatal para localizarla con vida.

La Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en México detalla en sus redes sociales que desde el 10 de noviembre se desconoce el paradero de Irma Galindo, cuando se dirigía a su hogar en San Esteban Atatlahuaca, ubicado en la sierra mixteca.

La Asociación para los Derechos de las Mujeres y el Desarrollo (AWID) exige al gobierno del gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, una pronta investigación y evitar daños irreparables contra la ambientalista.

Otras organizaciones, entre ellos Servicios y Asesoría para la Paz A.C. (Serpaz), el Centro Nacional de Comunicación Social A.C. (Cencos), el Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir, AC, y la revista Madre Tierra, señalan que la desaparición ocurrió en el pueblo de la activista medioambiental.

Galindo ha sufrido amenazas en San Esteban Atatlahuaca, luego de denunciar ante la delegación de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) a grupos de talamontes clandestinos, en el área comunal protegida de Yozo Tiza’a.

Familiares de Irma explicaron a las organizaciones civiles que la comunidad Atatlahuaca ha vivido una serie de conflictos de limites territoriales, y que la defensa activa de los bosques de su comunidad generó la incomodidad de autoridades municipales y el comisariado local.

El 8 de noviembre, en su cuenta de Facebook, Irma Galindo denunció que el alcalde de San Esteban Atatlahuaca, Heriberto Alvarado Galindo, hizo un montaje sobre un supuesto enfrentamiento armado.

Esto “para evitar que vecinos de tres comunidades aledañas a la cabecera municipal sigan con sus actividades normales para proteger su territorio de la tala de arboles que encabeza de forma clandestina la Comisaría de Bienes Comunales”.

Desde el 27 de octubre, Galindo recurrió a las redes sociales para denunciar el constante hostigamiento y persecución en su contra por parte del alcalde Heriberto Nicanor Alvarado Galindo y el comisariado, Crescenciano Sandoval Quiroz.

Las organizaciones civiles señalaron que en 2018, Galindo presentó una queja ante la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) en Tlaxiaco por actos intimidatorios en su contra a cargo de servidores públicos, pero tampoco encontró respuesta en este órgano.

Añadieron que la activista también solicitó apoyo en la Vicefiscalía Regional de la Mixteca, ubicada en Tlaxiaco, donde se celebraron reuniones de conciliación con el comisariado, sin embargo, ya no hubo seguimiento a los actos de hostigamiento contra la activista indígena.

(Con información de La Jornada y Aristegui Noticias)
_