Seguridad

Tirso Martínez Sánchez, el socio del ‘Chapo’ lavó millones de pesos en estadios nacionales

Tirso Martínez Sánchez, alias “El futbolista”, fue socio del “Chapo” Guzmán y lavó millones de pesos en estadios nacionales.

Tirso Martínez Sánchez
Joaquín 'El Chapo' Guzmán y Tirso Martínez Sánchez (Foto: Cuartoscuro)

Seguridad

Tirso Martínez Sánchez, el socio del ‘Chapo’ lavó millones de pesos en estadios nacionales

Tirso Martínez Sánchez, alias “El futbolista”, fue socio del “Chapo” Guzmán y lavó millones de pesos en estadios nacionales.

Publicado

‘El crimen organizado y el futbol mexicano han jugado en la misma cancha como parte del mismo equipo’, revela el periodista Óscar Balderas. Muestra la historia de un socio del Chapo Guzmán que lavó millones de pesos en estadios nacionales.

Tirso Martínez Sánchez, alias El futbolista, hasta 2006 era propietario del club Querétaro, a la par fue uno de los distribuidores de cocaína hacia Estados Unidos de mayor nivel dentro de la estructura del Cártel de Sinaloa.

Te puede interesar leer: Ya son 40 las órdenes de aprehensión contra posibles participantes en la riña en el Estadio Corregidora de Querétaro

Sus inicios en el cártel de Sinaloa

Cuando Tirso Martínez Sánchez tenía 13 años dejó la escuela para trabajar en un puesto de marisco y lavando autos. Sin embargo, en 1986 llegó a Los Ángeles, lugar en el que entró al mundo del narcotráfico, comenzó vendiendo droga por gramos pero con el tiempo llegó a venderla por kilos.

‘Eran los años de una frontera porosa, así que Tirso volvía a su natal Guadalajara de vez en cuando. Así hizo amistad con un otro aficionado, El Loco, cuyo hermano Alfredo Vázquez era conocido por trabajar para una estrella en ascenso en el mundo del narcotráfico: El Chapo“‘, explica Balderas.

Alfredo Vázquez lo contactó con El Chapo, después de que Tirso Martínez Sánchez le comentara que tenía una base de clientes leales en California y que sabía moverse entre los dílers locales. Joaquín Guzmán le encargó empacar latas de chiles en vinagre rellenas de cocaína en Guadalajara y transportarlas hasta Tijuana con falsas etiquetas, de aquí las llevarían hasta EU a través de túneles.

Martínez Sánchez ascendió rápidamente, comenzó a mover toneladas con métodos sofisticados como el tren que utilizó entre 2000 y 2003, con el cual llevaba cargamentos hasta Los Ángeles, Chicago y Nueva York.

Tirso Martínez Sánchez compró varias compañías legales en Estados Unidos como Azteca Leather, en la cual supuestamente vendía zapatos, para así poder ocultar la droga en almacenes y lavar dinero. “Así inició su transición hacia el disfraz de empresario honorable. Una historia de “éxito migrante”‘, escribe Balderas.

Tirso Martínez Sánchez y el fútbol mexicano

“Tirso no pudo convertirse en el mediocampista feroz que soñó que podría ser, pero con los millones que ganó como socio del Cártel de Sinaloa pudo transformarse en empresario futbolero y compró un equipo de futbol, los Venados de Yucatán“, relata el periodista Óscar Balderas.

Tirso Martínez Sánchez aprendió que el fútbol mexicano es ideal para lavar dinero debido a sus “laxas reglas de operación y su inclinación para ser patrocinado por empresas de apuestas”. Lavó tanto dinero como pudo, hasta que un solo equipo no fue suficiente y comenzó a necesitar más franquicias.

Después compró La Piedad de Michoacán, el Irapuato de Guanajuato, el Celaya y Los Gallos Blancos de Querétaro. Los equipos se vieron beneficiados con el dinero del cártel de Sinaloa, con el cual invirtieron en paraísos fiscales, compraron jugadores y financiaron barras bravas.

“Para el 2006, Tirso vivía como rey”, relata Balderas. Sin embargo, esto terminó cuando una auditoría de la Federación Mexicana de Futbol, entonces a cargo de Alberto de la Torre, descubrió que había problemas financieros.

Gracias a la ayuda de la entonces PGR, se descubrió que Tirso Martínez Sánchez era parte del Cártel de Sinaloa.

Para evitar que esto se descubriera, la Federación Mexicana de Fútbol compró al socio del Chapo Guzmán sus equipos más rentables, Querétaro e Irapuato, por 14 millones de dólares, esto ayudó a enterrar aquel secreto a voces, menciona el periodista.

En 2014, Tirso Martínez Sánchez fue detenido en Guadalajara y al año siguiente fue extraditado hacia Estados Unidos. Aceptó colaborar con las autoridades en el juicio del “Chapo” Guzmán a cambio de mejores condiciones de reclusión, narra Balderas.

Martínez Sanchéz admitió que era socio del “Chapo” Guzmán y que el cártel hacía negocios con el futbol mexicano. ‘Los mismos empresarios deportivos que hoy se dan golpes de pecho tras la violencia en el Estadio Corregidora. Los mismos que metieron a la cancha al crimen organizado’ concluye el periodista.

Te puede interesar leer: Tribunal confirma la condena de cadena perpetua para ‘El Chapo’ Guzmán