Nacional

Dresser, Aguayo y Ackerman son la ‘sociedad caviar’ que se ofende ante la crítica: Buscaglia

Edgardo Buscaglia definió que la sociedad caviar puede pertenecer a todos los partidos o posturas y nombró a personajes como Ackerman, Javier Sicilia o Claudio X. González.

Sociedad caviar
Foto: Especial.

Nacional

Dresser, Aguayo y Ackerman son la ‘sociedad caviar’ que se ofende ante la crítica: Buscaglia

Edgardo Buscaglia definió que la sociedad caviar puede pertenecer a todos los partidos o posturas y nombró a personajes como Ackerman, Javier Sicilia o Claudio X. González.

Publicado

Edgardo Buscaglia, académico especialista en derecho y seguridad, afirmó que personajes como Denise Dresser, Sergio Aguayo y Jonh Ackerman, entre otros, pertenecen a la “sociedad caviar” que se ofende ante las críticas, pues no diferencian entre la crítica a las ideas y alas personas.

Se ofenden ante la crítica, no entienden la diferencia entre atacar a una persona y atacar a sus ideas. Cuando digo que Aguayo dice disparates en sus artículos, yo no critico a Sergio Aguayo, no tengo nada contra él, pero sus ideas es lo que ataco”, declaró Buscaglia. 

En entrevista para Revelaciones en La Octava, el investigador describió a estos personajes como “autoritarios”, remarcó que se ofenden y dijo que atacan “como tigres” ante quienes los critican

¿Qué es la sociedad caviar?

Buscaglia explicó que esta sociedad caviar es una sociedad civil mexicana con privilegios económicos o educada incluso con doctorados que, por razones históricas, entró en contactos con el poder. Detalló que tras décadas de gobierno del PRI, este partido generó dependencia hacia el gobierno en turno, desde asociaciones civiles, sindicatos hasta la iglesia misma. 

“La sociedad caviar es ese grupo social privilegiado, de todos los partidos.. no es un tema de derecha”.

Te puede interesar: Intelectuales como Krauze y Aguilar Camín vivieron cómodos en la ‘Suiza priista’: Jairo Calixto

“Esa cultura social basada en el mamar del poder penetró en las elites más educadas en México, con doctorado en Harvard… Esa gente vio que su familia interactuaba con el poder de esa manera, a través de un sistema legalizado, de acceso privilegiado al poder, de contratos para organizar actividades sociales”. 

No quiere decir que estos personajes están cometiendo ilegalidades por su relación con el poder, recalcó, sino que se acostumbraron a interactuar con él de cierta forma y no permite a la sociedad civil de base generar auditorías con fuerza hacia el gobierno. “No son ni bueños ni malos, son incorregibles”, citó.

Te puede interesar: ¿Existía la libertad de expresión en el gobierno de Calderón? La pregunta que lanzó Buscaglia

“Esa sociedad caviar cercana al poder ocupó espacios de la sociedad civil, pervirtió el significado mismo de una sociedad civil autora, independiente, que controla al poder y se transformó en esa sociedad besucona”, sentenció.  

Aclaró que la sociedad civil de base sí es activa y difiere de la que se encuentra en las altas cúpulas de los mexicanos. Puso como ejemplo de las sociedades civiles de las élites a Claudio X. González, quien dijo, no “audita imparcialmente”, pues él no evidencia a todos los sectores políticos de la sociedad. 

“En lo que yo percibo hay un sesgo en contra de López Obrador y de toda su gente, la sociedad civil mexicana es parte de su tradición del pasado”, mencionó Buscaglia sobre casos como el de Claudio X. González. 

Explicó que por razones históricas la sociedad civil mexicana no sabe lo que es un Paro Nacional, comparada con países como Brasil, donde la base de los ciudadanos paraliza al país y el poder “siente el dolor”