El informe de la Comisión para la Verdad y Acceso a la Justicia del Caso Ayotzinapa reveló que uno de los 43 normalistas desaparecidos, Julio César López Patolzin, era un militar que estaba infiltrado en la Normal Rural Raúl Isidro Burgos. También confirmó que no fue buscado.

Se confirma que los mandos militares de la región no realizaron acciones para la protección y búsqueda del soldado Julio César López Patolzin”.

Informe de la Comisión para la Verdad y Acceso a la Justicia del Caso Ayotzinapa
Julio César López Patolzin, militar infiltrado en Normal Rural Raúl Isidro Burgos

Además Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos humanos, Población y Migración, reconoció el jueves pasado que la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa fue un crimen de Estado y no hay indicios de que continúen con vida.

TE PUEDE INTERESAR LEER: Caso Ayotzinapa fue un crimen de Estado; no hay indicios de que los normalistas estén vivos: Encinas

¿Por qué Julio César López Patolzin estaba infiltrado?

Entre las actividades que realizaba Julio César López Patolzin, militar infiltrado en a Normal Rural Raúl Isidro Burgos, estaban:

  • Dar seguimiento a las marchas, mítines y cualquier movimiento que los estudiantes realizaban en el estado de Guerrero o fuera de la entidad.
  • Informar lo que acontecía en las asambleas que se realizaban en la normal.
  • Detectar vínculos con integrantes de grupos subversivos, grupos de delincuencia organizada y todo movimiento “que pusiera en riesgo la seguridad interior y la seguridad nacional”.

En el reporte también mencionó que su mando inmediato era el teniente de Infantería Francisco Macías Barbosa, del 27 Batallón de Infantería. A él le reportaba directamente. López Patolzin dio a conocer sobre el plan de acción de los normalistas para el 2 de octubre 2014.

Otro de los datos que el informe reveló es que el último reporte que Julio César López Patolzin envió fue el 26 de septiembre del 2014 alrededor de las 10:00 horas.

TE PUEDE INTERESAR LEER: Padres de normalistas de Ayotzinapa exigen que Peña Nieto sea llamado a declarar

Las autoridades estaban informadas

Además todas las autoridades, federales, estatales y municipales, estaban enteradas y daban seguimiento a las acciones de los estudiantes para las movilizaciones del dos de octubre.

“Estuvieron al tanto de la toma de camiones, del traslado de los estudiantes a Iguala, de su llegada al Rancho del Cura, a la caseta de la autopista a Cuernavaca y a la Central de Autobuses, así como de los hechos de persecución y violencia que precedieron a la desaparición”, explicó el informe.

Destacó que las autoridades “fueron negligentes y omisas” y agregó que los hechos de violencia y desaparición de los normalistas debieron evitarse.

Sus omisiones permitieron la desaparición de los estudiantes y el homicidio de al menos seis personas esa noche“:

  • Daniel Solís Gallardo, Julio César Ramírez Nava y Julio César Mondragón Fontes, estudiantes normalistas de primer año.
  • David Josué García Evangelista, jugador de los Avispones.
  • Victor Manuel Lugo Ortiz, conductor del autobús de los Avispones.
  • Blanca Montiel Sánchez, pasajera del taxi.

“Así como la agresión al estudiante Aldo Gutiérrez Solano, quien recibió un impacto de bala en la cabeza y permanece en estado de coma”, se lee.